Buscar
  • Alondra FT

Becoming. - Michelle Obama PARTE 1

.................................(backround)

Estoy escribiendo esto mientras escucho la introducción del podcast de Michelle Robinson Obama; el día de mañana se estrena el primer episodio que cuenta, como invitado especial, con nada más y nada menos que su esposo, Barack Obama. Después de haber pasado estas últimas semanas aprendiendo de su travesia, primeraente de Michelle como individuo, pero tambien de los Obama como una familia (como la primera familia), ya nos siento cercanos y familiares. Yo no se que tanto esepticismo se maneje dentro de cada lector(a), pero aquí somos muy creyentes de que todo pasa por/para algo, y que el podcast se lance justo el día después de esta conversación acerca del libro me pone un poco la piel de gallina. Una de las notas que surgieron mientras leía el libro fue justamente que pese a que llegué tarde al auge de esta revolución que es “Becoming” (pues fue escrita hace alrededor de dos años), WHAT A BOOK; Tres años después de que terminase su estadía en la Casa Blanca y yo aún temblando al leer su travesía. (Y para aquellos que juzgaron sus habilidades para escribir tras utilizar su tesis universitaria en su contra durante la campaña de Barack, SHE’S SO NOT a crappy writer y’all. NOT AT ALL. ). Hay muchas notas contenidas dentro de esta lectura, y tal como mencioné en la entrada de Buscando a Alaska, por John Green, se vienen spoilers garantizados ya que mi objetivo no es reseñar o resumir, sino presentar mi perspectiva de las partes más significativas durante mi experiencia con el libro.

EN FIN.


Quiero empezar esta colección de highlights hablando de la manera en la que decidió dividir el libro;

Becoming me

Becoming us

Becoming more

Que forma tan bonita de enmarcar y agregar significado al título de su obra, de generar un patrón y a la vez un instructivo de vida ante mis ojos, pues siento que de eso se trata la vida; ser y conocerte primero, encontrar con quién compartir tu esencia (y permitirse ser, juntos), y luego ser algo más, siempre más. Ya he mencionado con anterioridad dentro del blog lo mágico del significado de los títulos, y antes de descubrir el de este (pues aunque parezca un poco obvio, la verdad es que página tras página te lleva más alla dentro del concepto de “Becoming”), la división del libro ya me había dado una probadita de lo que me esperaba. Más allá de eso, al terminarlo descubrí que la obra siempre sería parte de mi propio proceso hacia el “Becoming me” y “Becoming more”. Tal vez incluso en la parte de “Becoming us”, pues la mágia, el amor y la decision que dice compartir con Barack Obama es mucho de lo que yo aspiro crear con alguien.

...................................BECOMING ME

¿Qué aprendí? Aprendí que la pregunta del “¿Qué quieres ser de grande?”, aunque sin malicia, es inutil tal como lo menciona Michelle, pues independientemente de lo que la respuesta arroje, la vida nos va enseñando que el “ser” es más un verbo infinito, revolucionario, inestable y en constante crecimiento. Nadie crece para ser simplemente eso que soño, pues, puesto en las hermosas palabras de la autora, “Becoming is never giving up on the idea that there’s more growing to be done”. Que magnífica idea, más ante los ojos de quien, como yo, tiene hambre de crear, de conocer, que alimenta su curiosidad y cree que no le alcanzará la vida para absorver todo de lo que quiere saber.

Aprendí que, inclusive dentro de una minoría, el creer en ti, el creerte capaz y dejar de alimentar las ideas que el mundo tiene respecto a tu lugar en él y lo que debes ser, es la clave para llegar a las estrellas. En algunas de mis lineas favoritas del libro se cuenta cómo, inclusive cuando para muchos llegó a ser la mujer más importante del mundo, para otros no dejó de ser “an angry, black woman”. Lo escribo en ingles como tal para que en las traducciones no se pierda la fuerza de esas palabras, pues de una forma cómica en verdad, Michelle expresa la curisoidad de saber cuál de esos tres adjetivos era el que causaba tanta molestia a los haters. Que sueño tan ideal el poder reconocerse dentro de más de un gurpo minoritario y cambiar tantos paradigmas, y a la vez que desesperación pensar que de un principio, esos paradigmas existen aún hoy en día, y que es una victoria, y no un acontecimiento común y cotidiano, esta clase de historia.

Y hablando de historia…

Aprendí el valor que tiene tu historia; Es tuya, es algo que estará contigo por el resto de tu vida, es algo que no pueden quitarte, comprarte. Es tu posesión más preciada y según como lo entendí, está en ti el transformarla y verla más allá. El amor que me causaba encontrarme con la frase que se preguntaba a ella misma en varias ocasiónes, quizá cada día de su vida: “Am I good enough?”, y ver cómo, durante la evolución de la historia, la respuesta fue evolcionando hasta convertirse en un indudable y certero “Yes, I am”. Que importante el reconocerlo dentro de nuestra propia historia, reconocer que no eres lo mejor de entre lo peor, (o que de cierta manera siempre lo serás, todos lo somos, pues siempre habrá alguien mejor en tal o cuál cosa), pero reconocer nuestro valor individual pese a todo eso, de eso se trata la vida y creo que de ahí parte el verbo “ser”.

Dentro del libro hubo momentos clave, enunciados que deberían vivir dentro de la cabeza de todo ser humano, todos los días, y que quiero inmortalizar dentro de la tienda de las flores. Si yo tuviese que escoger algo para llevarme y hacer florecer, sin duda formaría parte de la siguiente sección que me permitiré traducir de la mejor manera que mi entendimiento me permita (más algunos comentarios personales dentro de los paréntesis):

  • Aún si no conocemos el contexto, estamos obligados a recorder que este existe. Cualquier persona en La Tierra carga con una historia que no es permitible a los ojos y solo por eso merece cierto grado de tolerancia (y respeto, yo añadiría respeto si es que no se encuentra ya dentro la descripción de “tolerancia”).

  • “Are bad kids really bad kids, or just kids with bad circumstances?” (Esto no puede dejar de rondar mi mente, pues va ligado con el punto anterior; ¿Cuánta de la maldad en el mundo existe únicamente por los efectos de la maldad misma? Espero que esto haga sentido al lector/a, yo lo platicaba con una de las personas que más me inspiran en el mundo y la interrogante es la siguiente: ¿Somos los humanos malos por naturaleza, o somos malos por decisión (según las circunstancias de la vida)? Si se tienen comentarios al respecto, please share them w/me).

  • El tiempo es un regalo que le otorgamos a las personas. (EL TIEMPO ES UN REGALO QUE LE OTORGAMOS A LAS PERSONAS. Lo repito porque qué importancia esconden estas palabras, poque es un recordatorio para establecer diariamente; Como un regalo, ni es para todo el mundo pero cuando se da, debe ser con la disposición y el corazón).

  • Un hábito que se mantiene de por vida; Mantener un círculo cercano y animado, un puerto seguro de sabiduría femenina; un grupo de amigas. (El mío es de lo más preciado que tengo, y aunque varias personas en mi vida son de la idea de que los amigos se cuentan con los dedos de las manos y que mejor cantidad que calidad, en mi caso <y algo por lo que estoy infinitamente agradecida> cuento con las dos. Siento que en la vida existen amistades para todo; la fiesta, las cuestiones familiares, el ejercicio, cualquier cosa, por más simple que sea… tener con quién compartilo es lo mejor, y malamente se ha romantizado la idea de que una sola persona tiene que abarcarlo todo, pero la magia de la diversidad en todo aspecto es invualuable. Mi grupo de amigas tiene de todo, y tal vez esta sea la razon por la que estar con ellas me desconecta de la realidad como un todo y me presenta una acotada, únicamente nuestra y perfecta a su manera. De Michelle yo admiro mucho el hecho de rodearse de mujeres empoderadas <sobre todo dentro de su propia vulnerabilidad>, fuertes, maravillosas. Aunque desde mi perspectiva, todas lo somos a nuestra manera.

  • El fracaso es un un sentimiento mucho antes que un resultado tal cual. Como algo de lo más importante que recuperé del libro, este enunciado refleja mucho de lo que me hace admirar a su autora. A pesar de pertenecer a varias minorias en cuanto al ejercicio de derechos, Michelle Obama no se sintió menos que nadie. Y esto es algo muy admirable porque dentro de las minorías, el fracaso, como sentimiento, reina, y es un factor que impide romper muchos paradigmas dentro estas, que son establecidos por la sociedad pero que se auto-atribuyen por el peso de la misma. Sentirse fracasar antes de verdaderamente hacerlo es algo de lo más peligroso que me puedo imaginar porque eso limita el potencial; EL POTENCIAL de mentes brillantes, mágicas, transformadoras. Mentes que, de no ser sesgadas, llegan a co-presidir la primera potencia mundial. (Y digo co-presidir porque aunque no haya un puesto oficial con tareas especificas para una primera dama, esta es igualmente responsable de la victoria del presidente y del rol que representa ante una nacion <o al menos Michelle Obama lo fue>.

¿Por qué termino esta entrada aquí? Este libro (al que otorgo todos los puntos que haya en un rating) está cargado de enseñanzas y highlights, y quiero darle el peso en el blog que se merece. Creo que, por hoy, todo lo que hay sobre este párrafo da mucho de qué hablar, mucho que cosechar. Nos despedimos aquí pero se viene una segunda parte, quizá hasta una tercera. Lo mejor es lo que falta, for now let's just be with this.






(La imagen la encontré en internet, quería algo artístico y que transmitiera un poco de la esencia de Michelle, o al menos en cuanto a mi perspectiva; esta artista, de la cual desconozco su nombre, le hace justicia de una forma mágica).

1 vista
 

Formulario de suscripción

  • Twitter
  • Instagram

©2020 por The Flower Shop. Creada con Wix.com